viernes, 3 de abril de 2015

Muerte de un violinista, José Luis Correa

Cuando eché un primer vistazo a las pruebas de la Yincana Criminal organizada por Kayena y Carmina fui asignando mentalmente autores a algunas de ellas. Otras me están costando más y voy investigando un poco sobre la marcha. Pero en el apartado de "Islas enigmáticas" lo tuve claro, inmediatamente me vino a la mente el canario José Luis Correa y su detective Ricardo Blanco, del que ya había leído las dos primeras entregas. La siguiente, Muerte de un violinista, encajaría en alguna de sus categorías.



Sinopsis:

Esta nueva entrega de las aventuras del detective Ricardo Blanco se inicia con la súbita muerte del primer violín de la Filarmónica de Nueva York durante un concierto en el Auditorio de Las Palmas. La trascendencia internacional del caso y la necesidad de una gran discreción hacen que la policía recurra a los servicios del detective Ricardo Blanco para investigar lo que resultará ser un asesinato. Las sospechas se centran pronto en torno a uno de los miembros más recientes de la orquesta, la viola canadiense Juliette Legrand. Sin embargo, a medida que va escarbando en su pasado, Blanco se sentirá irremediablemente atraído por ella, lo que le producirá más de una complicación. En esta entrega se descubren nuevos datos sobre el pasado y la personalidad de Blanco, un detective privado poco convencional, amante del jazz y la buena literatura. Estos elementos, junto a un variado elenco de personajes secundarios y a un sorprendente giro final, conforman una historia que consigue mantener en vilo al lector hasta su desenlace.


Mi lectura:

Hoy tampoco os traigo ninguna novedad editorial sino una novela publicada en 2006, Muerte de un violinista, de José Luis Correa, la tercera entrega de la serie Ricardo Blanco, de la que el año pasado había leído las dos primeras (ya sabéis, y si no os lo cuento, de mi querencia por leer las series por orden).

En esta ocasión Correa nos trae nada menos que a la Filarmónica de Nueva York a dar un concierto en Las Palmas. Durante el mismo el concertino (que para quien, como yo antes de leer la novela, no lo sepa es el primer violín de la orquesta) muere asesinado y la policía recurre a él para que investigue con discreción, no sea que vayamos a tener un conflicto diplomático. En sus pesquisas pronto empatiza con Juliette Legrand, viola recién llegada a la orquesta sobre la que pesa la duda. ¿Víctima o verdugo? Ricardo Blanco resolverá el misterio haciendo gala nuevamente de una gran perspicacia y profesionalidad.


Con las novelas de esta serie me queda la impresión de que la intervención de nuestro detective protagonista, o está un poco traída por los pelos, o no queda bien justificada. En este caso nos encontramos con que la investigación recae inicialmente sobre él y la policía tiene las manos atadas. No entiendo mucho sobre procedimientos ni sobre relaciones diplomáticas pero se me hizo extraño que en un crimen cometido en España, por muy norteamericano que sea el muerto, hasta el forense tuviese que esperar sin que hubiese un juez que llevara las riendas.

Salvo este detalle, del que repito no estar segura de que sea el procedimiento correcto o no, el misterio está planteado con acierto. Una víctima interesante rodeada de varios sospechosos, sin causa aparente para el crimen; nivel de intriga que se mantiene a lo largo de la novela, dosificando la información; y final correcto, sin precipitaciones aunque, quizás, algo peliculero.

Pero esto es lo de menos. No busco las novelas de este autor por la originalidad de sus casos o por la meticulosidad a la hora de plantear y describir procedimientos policiales o judiciales. Me gusta José Luis Correa como escritor, su estilo, cómo introduce los diálogos en la narración sin romper el ritmo, cómo usa los giros y expresiones canarias.
Esto mismo me pasa también con muchos escritores sudamericanos. Creo que es un acierto alejarse de ese español neutro y excesivamente correcto en el que muchos escriben. En mi opinión, de este modo la narración gana color y calor mostrando, asimismo, la riqueza de nuestra lengua.

"... el vino empezaba a endormirle la lengua y a dejarle chapotes colorados en las mejillas."

"Pensé que la había jeringado, que me iba a echar un rezado, a liarme con formalismos, a darme cuerda hasta que me aburriese."

Y me gusta Ricardo Blanco como investigador. Un hombre aficionado al jazz, al cine y a la lectura. Son muchas y muy buenas las referencias a estas tres aficiones que aparecen en sus novelas. Un hombre solitario al que, desde la muerte de su madre, sólo le queda su abuelo por familia, un anciano sabio, con esa sabiduría que dan los años, y que sabe escuchar. Un hombre que no tiene mucha suerte con las mujeres, al que le gusta comer pero no sabe cocinar. Concienzudo y tenaz en su trabajo. Observador y paciente, perspicaz, que es detective por carambola, tras haber pasado por otros muchos oficios y llegar a un acuerdo con un amigo que aportó el capital a una sociedad en la que él se puso a sí mismo. Un buen hombre al fin y al cabo.

Y una buena serie de novelas policíacas que, si os gusta el género, os recomiendo. Yo no tardaré en leer otra. Estoy segura.


Ficha técnica:

Muerte de un violinista
Correa, José Luis
Alba Editorial. Colección: Novela negra Número colección: 69 
Encuadernación: rústica
ISBN: 84-8428297X
Páginas: 302
Precio: 15,50 €

7 comentarios:

  1. ¡Tiene muy buena pinta! No había escuchado hablar de este libro, pero me ha llamado mucho la atención.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues tiene buena pinta. Lo tendré en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo ni conocía al autor ni sus novelas, pero la Yincana Criminal me ha abierto los ojos sobre él y seguro que me leo alguna novela. Eso si, seguiré tus consejos e iré por orden, que yo soy muy caótica para algunas cosas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo he empezado por el cuarto directamente y lo iba a utilizar para la yincana, pero ahora no sé muy bien si sí o si no. No conocía a José Luis Correa y lo que me gusta de todo este asunto yincanil es la posibilidad que nos está dando de conocer nuevos títulos y autores.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con los anteriores comentarios, hay que ver la de autores que estoy descubriendo.
    A pesar de los pequeños detalles que dices que no te han gustado, creo que la novela se merece mi consideración, así que que queda apuntada.
    También me paso por tu panel de seguidores, que aun no había descubierto tu blog y veo que esta muy bien.

    ResponderEliminar
  6. El género me encanta así que me la apunto que me ha gustado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. No conocía este libro y también me lo llevo apuntado que me ha gustado lo que cuentas. Besos

    ResponderEliminar